miércoles, 15 de mayo de 2019

CUANDO TÚ NO PARAS, LA VIDA TE PARA


"Cuando tú no paras, la vida  te para"

Esta fue sin duda la frase que más me repetisteis para darme ánimos cuando a raíz de una caída tonta, lo que yo consideraba un esguince, se convirtió en una fractura de peroné y en consecuencia, me ha obligado a tomarme las cosas con calma estos días, con muuuucha calma.

Al principio pensaba que sería una simple torcedura sin más, y que en unos 15 días, yo podría volver a mi actividad normal sin problemas, a mi ritmo frenético y desenfrenado de no parar, de hacer mil cosas a la vez, de viajar, de ir, venir, volver, regresar, pasar por casa, deshacer maletas, rehacerlas e irme de nuevo... pero no. Fue diferente. 

Entonces simplemente tienes que aceptarlo, interiorizarlo e irte poco a poco acostumbrando a esta nueva situación. El primer día pensé que era el fin del mundo y me eché unos buenos lloros tal y como os conté aquí en este post, pero al día siguiente me dije: "o cambias de actitud y lo miras todo desde el prisma positivo o se te va a caer el mundo encima y vas a entrar en un bucle destructor".

Por supuesto, cambié. No me servía de nada estar amargada, triste y todo el rato pensando "y si", "o si", así que una vez aceptada que el próximo mes y medio iba a ser tranquilo, relajado y sosegado, empecé a buscar soluciones a cosas que tenía pendiente y tenía que resolver, viajes que tuve que cancelar o compromisos de trabajo a los que tuve que ir sí o sí con mi kit de silla de ruedas, muletas y mucha energía. Y lo hice. Y me di cuenta de que a veces las barreras nos las ponemos nosotros mismos y que muchas veces, somos nuestros peores enemigos porque nos ponemos límites que nos hacen más débiles, y otras veces metas que nos hacen fustrarnos por ser demasiado altas.


Durante este tiempo lo que he intentado mantener siempre es una ACTITUD POSITIVA. Es increíble cómo manteniendo nuestra mente con pensamientos limpios y sanos, el día a día se lleva mejor. Creo, y estaréis de acuerdo conmigo, que muchos de los problemas que surgen hoy en día vienen ocasionados por nuestra mente: ese estrés, esa ansiedad, ese "no llego a todo" o ese "tendría que hacer esto y aquello y he hecho la mitad"... Nos fustigamos en exceso y no dejamos que ella, nuestra mente, se relaje, sepa lo que es un día libre de obligaciones, porque incluso en nuestro tiempo de ocio, hacemos cosas para sentir que no estamos perdiendo el tiempo. Es por eso que tener el talante contento y feliz está siendo fundamental, y hoy especialmente, cuando leáis este post, empezará mi particular cuenta atrás.

En mi mente me he hecho un contador para que los días se vayan pasando más rápido y ahora, ya veo el final aquí. Un final y un principio porque luego tengo asumido e interiorizado que será como volver a empezar, volver a caminar, volver a mis actividades diarias tan sencillas como caminar, salir de casa e ir a alguna reunión, acercarte al supermercado a comprar lo que te falta en la nevera... ¡pero pienso en positivo todas estas pequeñas cosas y estos pequeños avances y me emociono!

Además de la actitud, es importante de quién te rodees. No estoy pudiendo hacer todos los planes que me gustaría, estoy limitada en movilidad, pero sí que los ratos que salimos y vamos a tomar algo o quedamos para comer y cenar, lo hago con gente que me aporta, me suma y hace que el tiempo se me pase más rápido porque vuela, literalmente cuando estoy con ellos. 

Esto no es algo nuevo, os lo he repetido miles de veces, pero es verdad: elegir con quién pasamos nuestro valioso tiempo, es darle valor al mismo y darnos valor también a nosotros.


DESCANSAR. ¡Ay el descanso! Yo pensaba que antes dormía bien, pero no pasaba de las 7h ningún día, solamente los fines de semana. Ya no os cuento si viajaba, siempre me acababa acostando a las mil y levantándome temprano para coger el tren o el avión, sumado al estrés que supone siempre ir de un lado a otro.
En este sentido me noto relajada, muy relajada. Duermo mis 8h y algún día incluso más, y los primeros días hacía un parón a mediodía con una pequeña siesta. Estos últimos días ya no estoy durmiendo siesta porque ya estoy tan animada y quiero hacer tantas cosas, que me faltan horas (tal cual), pero sí que sé que este tiempo de descanso, me está haciendo bien, mucho bien.

Antes me reía con una amiga diciéndole que no utilizaba nada mi sofá, que no lo pisaba... Pues bien, hoy tiene ya mi forma de estar tanto aquí con el ordenador, el móvil, mis libros y mi. #patachula siempre siempre en alto...
Desde mi sofá, tengo unas vistas increíbles, pues bien, estos días he podido mirar por la ventana tranquilamente, sin pensar en nada más, meditar con calma, reflexionar, pensar mucho sobre cosas sencillas y darme cuenta, de que lo que eran problemas, eran solo eso, problemas que vienen y van, pero nada relevante.

Leer, ver Netflix, disfrutar de compañía o no hacer nada (sí, tal cual, no hacer nada), han formado parte de mi rutina este último mes. Mi mente sabía que mi cuerpo no estaba al 100% y que por eso necesitaba un descanso, así que me he tomado las cosas con más calma, he bajado revoluciones y me he dado cuenta de que... ¡no pasa nada!

Es increíble cómo uno acaba relativizando las cosas y dándose cuenta de lo que de verdad importa. Como decíais a veces, es necesario parar. 

Tomarte un tiempo para ti: para descansar, para relajarte, 

para no pensar en nada.



Vivimos en la era de la inmediatez: hiper conectados, todo el día con el móvil en la mano, con las notificaciones echando humo y con tareas que son para ayer. Y lo único que es urgente es VIVIR. Pensaba que lo tenía claro, pero creo que ahora tengo todavía más. Valorar cosas tan sencillas como caminar por ti mismo, valerte por ti mismo y tener SALUD, más allá de cosas que nos atormentan cada día y que tienen solución.

Con esto vengo a deciros, que en esta vida, nada es eterno y todo pasa. Que estos parones forzados y estas llamadas que a veces nos da la vida, son pequeños toques de atención para que nos centremos y volvamos a lo importante, a lo que de verdad importa y que todos sabemos; ¿verdad?

Todo o casi todo tiene solución, así que no te castigues si las cosas no salen a la primera, si no tachas las tareas de la agenda, si hoy no has hecho todo lo que debieras, porque ya lo harás mañana.

Creo que cuando dejamos de exigirnos tanto, comenzamos a disfrutar más de todo, y eso es maravilloso: permitirte bajar revoluciones, ir de manera más pausada, sin acelerones y frenazos repentinos.


Con esta última frase me quedo. Interiorizando todo lo aprendido este tiempo y asumiendo que este parón me ha traído otras cosas buenas a mi vida, y que aunque esté deseando volver al ruedo y al no parar, recordaré todas estas vivencias y los pensamientos que he tenido estos días de manera especial. 

¡Siempre aprendemos algo nuevo de cada experiencia!

Vive y deja que la vida te sorprenda, aunque a veces no sea como esperas...


16 comentarios:

  1. Tienes toda la razón, como dijo Sara Carbonero hace unos días con el infarto de Casillas, "la vida tiene a veces esa extraña manera de recordarnos celebrar cada latido".
    Besos.

    Gemeladas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, cada momento que estamos aquí es un tesoro que no valoramos lo suficiente.
      ¡Feliz día chicas!

      Eliminar
  2. Me alegro de que lo estés viendo todo desde un prisma positivo. No sirve de nada el amargarse, al contrario! Malgastarias parte de tu vida que también es importante. La vida te va poniendo tramas y te da lecciones...y de todo se aprende. Hasta de lo malo!!
    Muchos ánimos que ya queda menos. 😘😘😘

    El blog de Renée

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy aprendiendo mucho, siempre es una buena oportunidad.
      ¡Gracias bonita!

      Eliminar
  3. Dicen que no hay mal que por bien no venga, ¿no? :) Me parece fantástica tu actitud positiva, y no solo eso, a veces recordarnos estas cosas tan sencillas a los demás también vale mucho, ¡feliz semana!

    www.luciagallegoblog.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Nos lo tenemos que repetir para que no se olvide.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Love this space and this relaxed look!

    https://www.kathrineeldridge.com

    ResponderEliminar
  5. Un post estupendo. Tiene toda la razón
    Besos

    ResponderEliminar
  6. What a cozy place!

    Federica
    www.federicadinardo.com

    ResponderEliminar
  7. Pues si, nos damos cuenta de lo importante que es la vida. Y hay que pararse muchas veces y vivir. Besitos guapa.

    ResponderEliminar
  8. Tiene toda la razón, hay que relarse y dejar fluir
    Besos, guapa
    Sheyla.

    ResponderEliminar
  9. Love this post!! Great pictures as well! :)

    ResponderEliminar
  10. Hola!! La salud es lo primero, a veces estos pequeños parones, van bien para recargar pilas y luego volver con más fuerza y ganas. Es verdad que cuando te ves que no puedes hacer las cosas como siempre te agobias, pero lo importante es recuperarse, saludos!!

    http://elazuldevanessa.blogspot.com.es

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu tiempo.
Tu comentario siempre es bienvenido :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


THANKS FOR READING

©2014. A trendy life. All rights reserved.