jueves, 19 de julio de 2018

INSPO: INVITADA PARA UN EVENTO DE NOCHE


Llega el verano y los eventos nocturnos se multiplican, y tal vez digas, y a mí ¿a qué evento me van a invitar? puede tratarse de una boda, o una cena en un entorno especial, o un aniversario, eso sí, los looks que he elegido hoy según cómo los combines pueden crear un estilo más desenfadado, aunque son muy elegantes y tienen una fuerza especial por sí solos. Así que podemos calificarlos como no aptos para complementos estrella. 

He empezado por un vestido vaporoso de gasa y corte camisero, mi debilidad, muy sencillo y a la vez elegante, y tal vez sea el que podría adaptarse a un evento más informal calzando unas sandalias planas y una pamela de rafia.

Lamés, bordados, estampados florales, aplicaciones en relieve, son algunos de los tejidos que te pueden hacer triunfar en tu estilismo para un evento de noche. 


Por mucha inspiración que encontremos en éstas imágenes, luego tienes que ser tú misma, y sentirte a gusto con lo que llevas, o arruinarás el vestido más maravilloso que puedas vestir. Y tal vez insista mucho en ello, pero la primera inspiración a la hora de elegir un look para asistir a un evento has de ser tú, conocerte, y saber que es lo que más te favorece, rechazando aquello con lo que no te sientas cómoda.


¡Espero qué las imágenes de hoy os sean de ayuda! Además he preparado una selección de vestidos de invitada por menos de 90 euros que creo son acierto seguro.


*1 / *2 / *3 / *4 / *5 / *6 / *7 / *8 / *9


martes, 17 de julio de 2018

CÓMO CONSEGUIR EL BIENESTAR: MEDITACIÓN Y PILATES


El otro día os decía en Instagram que estaba en paz conmigo misma. Me siento feliz y en armonía con lo que soy y con lo que tengo y no necesito nada más. Agradezco a la vida todo lo bonito que tengo alrededor y estoy orgullosa de mi entorno, del entorno agradable que he creado para ser más feliz. 

Creo que a lo largo de nuestra vida nos vamos exigiendo demasiado y poniendo expectativas demasiado altas. Cuando las cumplimos todo es fantástico y todo va sobre ruedas, cuando no, nos frustramos y nos sentimos mal con nosotros mismos.  Con el tiempo he aprendido a no exigirme tanto y dejarme llevar más. A no saturar las hojas de la agenda y dejar un hueco en blanco para mí, porque si yo estoy bien, todo irá bien. Si me encuentro mal, da igual que las tareas se vayan haciendo y vayan saliendo, éstas no saldrán igual...


Como ya sabéis, desde hace un tiempo medito nada más levantarme, os lo he contado aquí. Es algo casi obligado e impuesto, es un ratito para mí. Da igual que sean 5 minutos los días que tengo prisa, pero me sientan fenomenal. Otras veces son 15, otras 20... La meditación me ayuda a comenzar el día calmada, con fuerza y energía y sobre todo, buenas energías. Veo las cosas de otra manera y después de un año duro donde a veces solo quieres cobijarte bajo el edredón, ha sido una de las mejores opciones. Lo he optado como forma de vida y el día que no lo hago, noto que no estoy igual. Al menos, tengo que hacerlo durante otro momento para tener ese ratito de paz para mí.


Lo de las buenas energías para mí es algo fundamental. Hace poco estuve con unas amigas que hacía tiempo que no veía tomando algo. Me apetecía mucho verlas porque con nuestras agendas había sido complicado  y tenía muchas ganas. Una vez sentada allí, tomando mi cerveza, sólo estaba pensando en terminármela e irme. Todos sus comentarios eran negativos hacia todo: hacia los camareros del establecimiento, hacia el bar, hacia las mesas de al lado, hacia otras personas que conocíamos, hacia todo vamos... ¡nada positivo en todo el rato que estuve con ellas! Sé que no todo tiene que ir siempre sobre ruedas, pero tanta negatividad y tanto comentario con malas vibras me hizo ver que me estaba cargando de mala energía. 

Algunos pensaréis que esto es una tontería, pero para mí, no lo es. Si te rodeas de gente que sabe sacar el lado bueno de las cosas, que donde hay un problema ve una solución y cuando algo no va del todo bien, antes de quejarse intenta lidiar con una sonrisa, todo es más fácil. Rodearte de personas positivas y que se adaptan a las circunstancias de cada momento, vale oro. 


La vida es muy corta para estar todo el día quejándose y viendo solo la parte mala. Claro que hay días malos, malísimos, en los que te gustaría desaparecer, pero hay otros que compensan con creces. Lo bueno es irte moldeando y adaptarte a las circunstancias aun sabiendo de que esto no es un camino de rosas.

No dejarte influenciar por el pensamiento o las ideas de los demás. Quizá si yo lo hubiera hecho hace 9 años, no seguiría escribiendo éste blog y es que tenemos que asumir que para ciertas personas, hablar de la vida del de al lado y afirmar que conoce todos los detalles a la perfección (aunque no tenga ni idea), va en su ADN. Juzgar al prójimo y su vida es el deporte favorito de muchos. No entréis en ese juego, bastante tenemos cada uno con lo nuestro como para andar preocupándonos de la vida de los demás... 

Es mejor centrarse en nuestro entorno, el que de verdad importa y volcar nuestras energías con ellos. Nuestro cariño, nuestra atención y sobre todo nuestra alegría. Y lo dicho, no olvidarse de uno mismo. A veces cargamos tantas responsabilidades a nuestras espaldas que nos olvidamos de atender nuestras propias necesidades vitales como el descanso, un ratito de desconexión o simplemente darnos algún capricho porque sí dejando de lado el trabajo porque al final, "es sólo trabajo" y cuerpo sólo tenemos uno, que es el que nos acompañará el resto de nuestra vida...


Prueba a hacer algo que te haga sentirte bien. El otro día en Pilates me decían que era muy curioso, que bostezaba mucho en clase. No es por sueño ni porque no duerma por las noches, es porque al llegar a clase mi mente desconecta, sabe que no va a pensar en nada y que lo único importante va a ser centrarme en la respiración y en disfrutar de la clase. 

Busca momentos para respirar, para sentir, busca unas cuantas posturas que te hagan estirar, descontracturar tu cuerpo y sentirte bien... ¡ya verás cómo lo agradeces, palabrita! No sólo tu cuerpo, tu mente lo verá todo de otra manera, de otro color, y tener una mente sana, te ayudará a afrontar todo lo que se te ponga por delante...

Busca el lado bonito de las cosas, saca algo positivo de la cotidianidad, ya que al final, esos instantes sencillos, son los que dan alegría y forma a nuestros días, pequeños placeres en el oasis de la semana que nos ayudan a llevarla mucho mejor.

Siéntete vivo, al final eso es lo más importante. Vive, ríe, baila pero también llora, desahógate y enfádate cuando sea necesario. Controla tus emociones en ciertos momentos, pero en otros, déjalas que fluyan y sobre todo, no te olvides de buscar el bienestar y ser feliz. 

Persigue tus sueños o si como yo, tu mayor sueño en ésta vida es ser feliz, haz en la medida de los posible lo que consiga que así te sientas y rodéate de esa gente imprescindible en tu vida.


¡Muchas gracias por estar ahí un día más!
 ¡Se agradecen muchísimo todos vuestros comentarios!


*1 / *2 / *3 / *4 / *5 / *6 / *7 / *8 / *9
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


THANKS FOR READING

©2014. A trendy life. All rights reserved.