domingo, 24 de mayo de 2015

MI CAMINO DE SANTIAGO


Nostalgia y al mismo tiempo emoción es lo que me sugieren estas fotos cada vez que las miro. Ha sido difícil hacer una selección para ilustrar el post de hoy, aunque tengo que reconocer que durante este viaje hice menos fotos de las habituales porque estaba tan a gusto que a veces sacar la cámara era romper la magia del momento, las que capté me trasladan a momentos concretos muy especiales. 

Como sabéis y os conté en mis redes sociales, sobre todo en mi Instagram (donde podéis ver el resto de fotos bajo el hastag #mujeresenelcamino, diferentes a las que aquí os enseño), hace un mes tuve la suerte de vivir una parte de esta aventura junto a Noelia y Jan, el alma de Woman to Santiago. Cuando recibí su invitación me hizo especial ilusión, Mr. Trendy siempre había querido hacer el camino conmigo (incluso me lo propuso como viaje para la luna de miel jejejeje). La verdad es que el plan era estupendo y como la fecha me cuadraba en mi apretada agenda, no dudé en confirmar.


A partir de ahí empecé a indagar un poquito más sobre el plan que Noelia me había propuesto, pero sin obsesionarme y sin profundizar demasiado: quería descubrirlo todo durante ese fin de semana. Noelia y Jan son unos expertos conocedores del Camino, su pasión por esta aventura les llevó a crear Woman to Santiago, un proyecto mediante el cual ayudan a todo aquél que quiera disfrutar del Camino dejándose guiar y apoyar, ya sea preparando las rutas, buscando los alojamientos, coches de apoyo... e incluso pasando las primeras 48h con ellos, haciendo un servicio personal a medida.

Para que pudiéramos conocer de primera mano todos los servicios que ofrecen y ese asesoramiento tan único y personalizado, Lucía de Baballa, Mónica de Madresfera y yo misma, tuvimos la suerte de pasar un fin de semana único y lleno de anécdotas, pero sobre todo de compañerismo, buenos ratos  y de una paz increíble. Fue un placer compartir estos días con ellas, hablamos mucho, muchísimo, tanto que caminábamos sin darnos cuenta, el tiempo volaba.


Había momentos en los que estábamos solos y parece que éramos los protagonistas de un cuento encantado. Todavía recuerdo el olor de algunos tramos, esa humedad, esa paz y sobre todo ese ambiente místico que se respiraba. No sé si eran cosas mías o no, pero yo notaba una conexión, algo que me hacía reflexionar, pensar, como una fuerza que te arrastraba y te hacía ser consciente de estar viviendo una experiencia única.


Lo que más me gustaba era hablar con Noelia y preguntarle mis curiosidades acerca del Camino de Santiago. Para mí era un mundo totalmente desconocido, había oído muchas anécdotas de gente que lo había hecho, pero su experiencia es un grado y tanto ella como Jan, habían visto de todo.
Desde cómo preparar una mochila, las posibles rutas, el ambiente en los diferentes meses del año, trucos, remedios y mil cosas más, ¡gracias Noelia por responder a toda mis preguntas con tanto cariño!

Aunque lo que más me gustó era la perspectiva del Camino en estos días en los que estuve. Había ratos en los que hablábamos sin parar unos con otros, a veces uno se adelantaba (yo solía estar siempre por delante, el ansia de caminar sin parar), a veces acompañada, otras más sola, unas veces íbamos todos en grupo, alguna vez alguien se quedaba atrás y así... Una especie de "remix" de momentos en los que te apetecía estar solo para reflexionar y pensar en tus cosas, encontrarte más a ti mismo, meditar... o bien compartir con el resto de tus compañeros charlas interminables. Todas las opciones tenían su cabida y buena acogida y creo que nos vino muy bien a todos el disfrutar de diferentes momentos en el Camino.


Notaba que me emocionaba con cada paso que daba aun sabiendo que no iba a poder llegar a Santiago, pero me parecía todo tan increíble que es difícil explicarlo con palabras... Tanto que la primera noche ya llamé a Yago para decirle que teníamos que escaparnos y hacerlo, que tenía algo que enganchaba y que sabía que me iba a quedar con ganas de más.


Durante esta breve experiencia me di cuenta de que cada uno carga su mochila no sólo con lo imprescindible para esos días, sino también la llena de ilusiones, de metas, de retos o la carga de energía negativa para transformarla, durante el Camino, en positiva. Cada persona vive esta experiencia guiado por un motivo diferente que, unido a esta increíble experiencia, es fácil que sea uno de los mejores momentos de su vida.
Eso dicen quienes han hecho el Camino de Santiago completo o gran parte de él: es una experiencia que hay que vivir y saborear.


Esos días me sirvieron para pensar en muchas cosas, pero también para enriquecerme como persona, puesto que esta experiencia me pareció única por muchos motivos combinados entre sí: naturaleza, compañerismo, esfuerzo, visiones diferentes y también ese punto de fe interior que todos tenemos y que es la que nos guía para seguir adelante, tanto en el Camino como en nuestro día a día, en nuestra vida.
Ahora os dejo con algunas fotos más de esta bonita experiencia... ¡Espero que os gusten!


Gracias a Noelia y a Jan por se unos anfitriones de 10. A Lucía y a Mónica por tantas risas y tan buenos momentos, por haber sido unas compañeras perfectas. También al resto de empresas que hicieron que esta experiencia fuera posible:  Chiruca, Marquésde Vizhoja, Parador de Villalba 
Podéis leer la experiencia narrada por Noelia y más detalles de nuestro recorrido en su post aquí junto con un montón de fotos más, todas increíblemente bonitas.



¡Buen camino peregrino!

24 comentarios:

  1. Un placer haber sido partícipe sobre El Camino de tu expericia. Esperamos el segundo capítulo de esta aventura, esta vez con Yago. Tienes una cuenta pendiente con él ;)

    WomanToSantiago

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Noelia, ¡sí! Ahora me toca ir con Yago.
      ¡Muchas gracias por todo!

      Eliminar
  2. Tiene que ser una experiencia muy chula

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que aunque mi experiencia fue breve, tengo que reconocer que fue maravillosa.
      Un besote

      Eliminar
  3. Tuvo que ser una experiencia maravillosa. Ojala algun dia pueda hacer el Camino. Es otra vivencia maravillosa. Feliz dia guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo fue, tengo ganas de más, pronto volveremos :)

      Eliminar
  4. Siempre dicen que quien hace el camino queda marcado, que hay un antes y un después... leyéndote supongo que es verdad.
    Precioso post!
    http://laperfectainvitada.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Así es! Y eso que yo hice poquito...
      ¡Un beso enorme!

      Eliminar
  5. Qué fotos tan bonitas, seguro que los disfrutasteis un montón.
    Un besito :)

    ResponderEliminar
  6. Cuánta PAZ transmiten esas fotos!!! Qué experiencia más bonita... Me imagino que cuando se haga el Camino entero tendrá que ser una pasada!!! Eso se lo he oído decir a las personas que lo han hecho y sin excepción todas dicen lo mismo!!! Ojalá algún día me anime yo! (Mi marido lo hizo en bici desde Roncesvalles hace años y le haría mucha ilusión hacerlo conmigo andando) Creo que es algo que se debería de hacer al menos una vez en la vida...
    Muchas gracias por compartir momentos tan bonitos con nosotras ;-)
    Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí Olga, a mí antes me parecía impensable y ahora ya lo estamos valorando...

      Eliminar
  7. Seguro que fue una experiencia única. Yo tengo ganas de hacer aunque sea un tramo pequeño, me encantaría. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo lo que hice yo, así te pica el gusanillo... ;)

      Eliminar
  8. Que lugares tan chulos y la experiencia increíble seguro!! Me encantaría hacerlo. Besos!!
    http://bit.ly/closketnani

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues toma nota de la página que te indico!

      Eliminar
  9. ¡Mi aldea son las casas que se ven al fondo en la primera foto! Me alegra mucho que hayas pasado por Sobrado. El camino norte es mucho menos conocido que el francés, y es estupendo que ayudes a difundirlo.
    Besos
    Rebeca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh! ¡Qué ilusión! Esa zona me encantó, no tan saturada y muy auténtica.
      Un beso

      Eliminar
  10. Pregunta?¿? has hecho el camino con esa minimochila¿? donde esta tu saco, como lavabas la ropa?¿. Te salieron ampollas en los pies¿?
    Otra cosa dormisteis en un pazo?¿ no habia albergues en esos trayectos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Varias preguntas: claro que había albergues en esos trayectos. En nuestro caso al disfrutar de solamente unos días, vivimos una experiencia diseñada por Woman to Santiago que os cuentan muy bien en su blog (en este post tienes el link) y allí podrás saber todo.
      Fue una experiencia más express tal y como cuento en el blog...
      No obstante hay mucha gente que no duerme en albergues sino en otro tipo de alojamientos, les lavan la ropa y también les llevan la mochila. Cuando lo haga más tiempo supongo que cambiará el planteamiento y lo adaptaremos a lo que nos apetezca en eses momento.
      Un saludo y gracias

      Eliminar
  11. ¿Qué camino de Santiago es ese? ¡¡Eso es turisteo y paseitos por el campo!! No lo vendas como el Camino de Santiago, por favor un respeto a los que de verdad lo hemos hecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tantos caminos como peregrinos. Fue parte de Camino de Santiago porque para eso íbamos con una empresa que se dedica a diseñar el Camino a medida y fue una experiencia increíble.
      En ningún momento he faltado el respeto a nadie, no me lo faltes tú a mí por favor.
      Saludos

      Eliminar

Muchas gracias por tu tiempo.
Tu comentario siempre es bienvenido :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


THANKS FOR READING

©2014. A trendy life. All rights reserved.